Caminás por las calles de Peatonal Córdoba. Un nene se te acerca ofreciéndote comprar “la revista de los chicos de la calle”. Seguís de largo, sumida en tus preocupaciones.

¿Te paraste dos minutos a charlar alguna vez con uno de esos nenes? ¿Alguna vez se te ocurrió pensar por qué ese adolescente esta ahí, ofreciéndote esa revista en calle Córdoba casi Sarmiento, en vez de estar estudiando, jugando a la pelota o, en el mejor de los casos?

Por Maite Inchausti.

RUMEN-NIKOLOV-DIMITROV-oleo

El “Ángel de Lata”, la revista de los chicos de la calle. La revista que “devela, descubre, denuncia y acusa” está en la calle desde hace 14 años. Comparte historias de vida y relatos de los chicos que las venden, entregas de la historieta de El Tomi, “Polenta con pajaritos”, fotos de los partícipes del proyecto y un poco de la realidad que les toca vivir y eligen compartir con todos.

La publicación busca devolver la dignidad a los chicos de la calle y sus familias. El niño que forma parte del proyecto no falta a la escuela para ir a vender, por el contrario, los que se suman al Ángel de Lata presentan un aval de su escuela y venden la revista antes o después de su horario de clases.
En esta forma de abordar la problemática del trabajo infantil, se le da al chico las herramientas para que sigan trabajando, pero de una forma controlada, con la intervención y al cuidado de sus padres, para evitar el abuso y los peligros que genera el trabajo de los menores.
El 75% de las ganancias va para las familias que participan del proyecto. El resto solo se usa para cubrir gastos de impresión.

En una época donde la desocupación de los adultos que deberían ser el sostén del hogar, la extrema pobreza y la falta de recursos lleva a la explotación de niños y adolescentes, se crean espacios recreativos y educativos de contención. Se realizan talleres de lectura y de escritura que luego se ven reflejados en las publicaciones. Los chicos abordan las problemáticas que viven día a día y lo plasman en poesía y en dibujos que dan a conocer en las publicaciones. Junto con sus padres, que muchas veces comparten talleres de alfabetización y educación básica, se fomenta la educación como derecho y como la mejor herramienta para un futuro digno.

Ahora volvamos a caminar por Peatonal Córdoba. Se te acerca uno de estos chicos ofreciéndote la revista de los chicos de la calle. ¿Le das la oportunidad de contarte su historia?

 

(Ilustra esta nota: Óleo de RUMEN-NIKOLOV-DIMITROV)