Entretenimiento al instante para enriquecer el ritmo de vida agitado que hoy poseemos. Una distracción de escasos minutos, en un escenario poco convencional, que hoy alimenta cada vez más nuestra cultura.

Son ellos: estatuas humanas, malabaristas, músicos, caricaturistas o titiriteros, que eligen la vida pública para crear un espacio de creatividad y conexión con la gente, y trabajan con compromiso y dedicación para el deleite de los transeúntes.

Tan efímero como eficaz. Estos shows exponen diversas expresiones artísticas  para ser vistas aunque sea por un momento,  pretendiendo desprender una sonrisa, desconectando por ese lapso a las personas de su vida cotidiana.

Para aquellos que el tiempo les escasea, simplemente es la mejor forma de consumir arte al paso.

Curiosidad

Existe un programa municipal llamado “Soy Arte en Calle” cuyo objetivo, a partir de un relevamiento de los artistas callejeros de nuestra ciudad, es organizar por zonas y horarios las diferentes propuestas de los artistas urbanos y crear una guía, o una suerte de recorrido para que los peatones puedan disfrutar de estas exhibiciones.

Por Martina Garnero

[box type=”info”]Se autoriza la difusión parcial o total de este material citando la fuente.[/box]