Se trata de un comercial de una empresa de juguetes llamada GoldieBlox que ha desarrollado un conjunto de libros y juegos interactivos para “perturbar el aislamiento rosa e inspirar a la próxima generación de ingenieras mujeres”. El Gerente General de la empresa, Debbie Sterling, estudió ingeniería en Stanford. Allí notó la falta de mujeres en su programa.

niña con caballo

En la página web GoldieBlox atestigua que sólo el 11 por ciento de los ingenieros del mundo son mujeres. Sterling apuesta a potenciar la chispa inventiva en las niñas.

Lo interesante de esta publicidad es la búsqueda de subvertir algunos estereotipos de género. En ella, un trío de nenas usan una variada colección de juguetes y artículos para el hogar (incluyendo una boa de plumas y un juego de té de plástico de color rosa ) para montar una enorme máquina. Mirá lo que sucede luego: