Por Rosario Spina.

1 – Al comienzo de la novela, Lara relata la genealogía de esta familia, pero también realiza una especie de metaficción: “¿qué hacer con esos diarios?” “qué interesante el personaje de la abuela…” El libro es la genealogía de una familia pero ¿puede funcionar, además, como la genealogía del proceso creativo y de la escritura en sí?

No sé si de una genealogía de la escritura y del proceso creativo en general pero sí decir en la escritura quiénes somos, qué queremos, qué cuota de ficción o de realidad se pretende mostrar y rescatar. Creo que una cita de Isak Dinesen – que está en el libro – resume mi intento: Todas las penas pueden soportarse si están dentro de una historia o se cuenta una historia acerca de ellas. O en el mismo epígrafe de Javier Marías: Las cosas no acaban de existir hasta que se las nombra (…) lo que sólo nos ocurre nos afecta o no más que lo que no ocurre, sino su relato.

tapa_mariposa

2 – Las historias de estas mujeres se reconstruyen a partir de diarios y escritos ¿Cómo surge la idea de la novela? ¿Ha habido cartas o personas que hayan sido el germen de la historia?

Ha habido, verdaderamente, un maletín negro repleto de cuadernos escritos con carteles con fechas, papeles sueltos entre sus páginas y anotaciones en los márgenes. Todavía existen. A partir de ellos surge esta novela.

3 – La forma de actuar y pensar de estos personajes, los rumbos que toman, la historia del país en diferentes momentos ¿cuánto del contenido de esta trama ha sido tamizado a través de tu profesión de socióloga?

Seguramente la mirada que me ha otorgado mi profesión hizo que tanto los sucesos históricos como las manifestaciones culturales, la música, los libros y los diarios que se citan, las costumbres, las tiendas, las instituciones, la moda surgieran a partir de una pesquisa y una investigación ciertas que le intentan dar una base verosímil a la ficción.

4 – En el inicio de uno de los capítulos, Lara dice que la lectura de esos diarios conforma “una novela en la que el abandono ha ido señalando cada una de las historias de estas mujeres” Ese destino, o estigma, actualmente esta siendo analizado por las neurociencias. ¿Hay una intención deliberada en demostrar cómo muchas veces venimos marcados por nuestros ancestros? Pienso, por ejemplo, en la biodecodificación y los estudios actuales del árbol genealógico…

Conozco los estudios de la neurociencia y comparto algunos conceptos sostenidos por la teoría de la biodecodificación pero no, no ha existido ninguna intención deliberada en esa demostración.

5 – ¿En qué proyectos de escritura trabajás actualmente?

Siempre hay proyectos. Estoy trabajando en una edición bilingüe de El botón de nácar, que es un libro que ha sido publicado en 2005 y trata de la llegada de los primeros colonizadores galeses a la Patagonia. En este libro también hay una investigación sobre los hechos históricos y, a partir de ellos, surgen relatos de ficción. Ha sido traducido al inglés y me parece interesante que los “galeses de Gales” y los que nos visitan se acerquen a esta historia tantas veces desconocida para ellos. Y tengo en mente investigar sobre casos de violencia de género en la historia pasada en la Argentina para hacer ficción sobre ellos. Pienso en siglo XIX y primera parte del XX. Veremos qué puede surgir de esto ya que, sistemáticamente, se han tratado de silenciar todas estas historias.