Un informe de La Casa del Encuentro reveló que en 2013 se produjeron 295 femicidios, la mayoría de ellos cometidos por parejas o ex parejas de las mujeres en las casas de las víctimas, un crimen que dejó huérfanos a 405 niñas y niños.

femicidio

Cada 30 horas una mujer es asesinada en Argentina, ya que durante 2013 se produjeron 295 femicidios, la mayoría de ellos cometidos por parejas o ex parejas de las mujeres en las casas de las víctimas, un crimen que dejó huérfanos a 405 niñas y niños, reveló un informe de La Casa del Encuentro.

El relevamiento de la ONG, presentado en la sede de Naciones Unidas en Buenos Aires, identificó que 39 hombres y niños murieron al quedar en la “línea de fuego” del femicida o fueron asesinados para “castigar” a las mujeres, lo que se denomina femicidio vinculado, cifra que se incluyó dentro del total de casos registrados al monitorear noticias publicadas en 102 medios de comunicación del país y en las agencias de noticias Télam y DyN.

Este nuevo informe reveló que 186 homicidios de género fueron perpetrados por parejas o ex parejas de las mujeres, de las cuales 112 tenían entre 19 y 30 años Esto, porque son reiterados los casos de femicidas condenados que solicitan la custodia de los niños que dejaron huérfanos, como el caso de la hija de Marisel Zambrano, joven jujeña muerta en manos de José Zerda el 13 de julio de 2008, cuando la niña tenía 9 meses, y que ahora con 6 años podría ir a vivir con su padre que la dejó al lado del cadáver de su mamá.femicidio

El observatorio de femicidios de la ONG lleva el nombre de esta joven de Jujuy, y su historia, como todas las que tienen como protagonista a las que ya no están, no son números estadísticos que sacuden redacciones, son vidas perdidas a causa de la violencia de género en su máxima expresión: el femicidio.

En 2012 los femicidios registrados por la organización fueron 255 y el año pasado se sumaron 40 más.

Un total de 83 mujeres fueron muertas con armas de fuego; 64 fueron apuñaladas, mientras 37 murieron por los golpes y 17 fueron incineradas.

La pesquisa de la ONG revela que el hogar es el lugar más inseguro para las mujeres en situación de violencia, ya que 158 fueron asesinadas en la casa que compartían con el femicida o en su vivienda propia.

De las mujeres que ya no están, 11 estaban embarazadas, 32 habían realizado denuncias por malos tratos, 14 habían logrado órdenes de exclusión o restricción para los violentos, en tanto el registro identificó a dos mujeres trans entre las víctimas y a 4 de ellas que eran de pueblos originarios.

Sobre los femicidas, la mayoría (113) tienen entre 31 y 50 años, y 15 de ellos pertenecen a fuerzas de seguridad.

Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Salta y Chaco encabezan este triste récord de asesinato de mujeres por el sólo hecho de serlo.

Con este escenario, algunos de los reclamos de la ONG son estadísticas oficiales, que no se quite el agravante por violencias de género en la reforma del Código Penal, un plan nacional para erradicar esta violación a los derechos humanos, oficinas de atención a víctimas en todas las provincias, la garantía del acceso a la justicia para ellas y sus hijos y capacitaciones a todas las personas involucradas en la temática.

(Fuente: Télam)