Si te encontrás en cualquier lugar (ya sea una plaza, un colectivo, un hospital, un bar, un museo, el baño de un centro comercial), un libro que parece estar olvidado revisalo porque puede ser parte del Club de los Libros Perdidos.

Por Maite Inchausti

cool-book-is-life-wallpaper-best

Debería contener una dedicatoria donde se cuenta como funciona esta idea: “Este libro pertenece al Club de los Libros Perdidos. Ahora es tuyo para que lo leas, pero luego tenés que dejarlo en algún lugar para otra persona”.
La propuesta es dejar o bien sembrar un libro en cualquier lugar que uno desee para que otro pueda tomarlo, recogerlo.
En sus comienzos se realizó un 21 de septiembre, Día Internacional de la Bibliodiversidad, entendida como “la diversidad cultural aplicada al mundo del libro”. En todas partes del mundo se relaciona a la bibliodiversidad con la producción de editores independientes. Con el tiempo se impulsó a celebrar esta iniciativa al comienzo de cada estación y en algunos lugares se realiza incluso todos los 21.
La propuesta consiste en soltar un libro, colocar un mensaje que cuente la iniciativa y seguir. En caso de que uno encuentre el libro debe luego de leído volver a liberarlo. O bien puede tomar libros que ya haya leído, adosar la dedicatoria y dejarlo en algún lugar público.
También se invita a quienes participen de esta idea, contar que día fue liberado y donde, para saber de esa forma por donde ha viajado.

Los 21 de cada mes se realiza en algunas ciudades de España y Francia, en México los días 7. Pero si de soltar libros se trata y la iniciativa gusta no es necesario elegir un día. De camino por una plaza, un parque o algún lugar público también podes sembrar un libro para que otro, en cualquier momento se contagie.