Unos ganan. Otros pierden. A veces se empata. Azul y amarillo, rojo y negro, los colores inundan la ciudad. Mucho más que 22 hombres corriendo tras una pelota, muchas almas con el mismo sentir. El grito de gol en la voz de miles de hinchas.

Por Maite Inchausti.

NOB

Que el fútbol hace tiempo no es sólo cosa de hombres no es noticia.  La mujer dejó de ser botinera para calzarse los botines. Lamentablemente es noticia cuando se entrega el balón rosa de oro. Se premia a la más sexy, voluptuosa y bella de entre un grupo de esposas de jugadores de fútbol. Poco se dice sobre la idea de utilizar una pelota rosada en apoyo a las mujeres enfermas de cáncer de mama. Llenan tribunas, populares, plateas y algunas también son reconocidas en cuanto a su labor en lo que al ámbito deportivo respecta.

Árbitros o “juezas” como les gusta ser llamadas. En el año 2000 eran tres, se sumaron algunas más para llegar a ser siete en el 2006 y hoy hay mujeres réferi en todas las provincias. Así también creció el número de mujeres que practica el deporte, algunas incluso lo hacen de manera profesional. En Argentina ya se juega la fecha 12 del Torneo Inicial 2013 y a nivel internacional la Selección Argentina de Fútbol Femenino, se ubica en el trigésimo quinto lugar del ranking mensual que elabora la FIFA.

RC

Otras mujeres que llevan la camiseta

La rosarina Carina Losada, conductora del noticiero del mediodía de América, miembro del programa “La Cornisa” en La Red, es confesa hincha de Newell´s Old Boys. Decidió llevar los colores de su corazón a la pantalla del canal cuando el equipo era dirigido por Gerardo Martino.

Rosarina también, Alina Moine, locutora y periodista. Trabaja en Fox Sports como conductora en Central Fox y en Fútbol Permitido que se emite por Canal 7. No lo grita a los cuatro vientos. Como otros tantos periodistas del medio prefiere mantener en secreto el cuadro por el que simpatiza, pero la sonrisa se le escapa cuando se habla de Rosario Central. Bellas. Informadas. Pueden darle cátedra a cualquier hombre que las desafíe a hablar de fútbol.

Desde el otro lado de la pantalla, detrás de un micrófono, alentando desde la popular o la platea, ellas forman parte del folklore rosarino que viste las calles de rojo, negro, azul y amarillo.