“Venado Tuerto es la descripción étnica de una urbe pequeña, con vestigios de ciudad, pero con hábitos de pueblo”. Así rezan los folletos que promocionan esta gran obra teatral escrita por Leonel Giacometto, dirigida por Miguel Franchi y premiada en Coproducciones 2010. Angi Ambrogi, Anabela Agostini y Marcela Sartini son las actrices que la representan, todos los sábados de julio a las 22 hs. en el teatro “La Manzana”. Por supuesto,  Ineditadas estuvo allí para contarte todos los detalles:

Venado Tuerto deja entrever temáticas densas detrás de lo que parece una trivial charla de peluquería. Lo que aparenta ser un simple diálogo entre tres mujeres evidencia contenidos que la sociedad a veces no desea escuchar: desaparecidos, bebés apropiados en la última dictadura, homosexualidad. Temas que salen a relucir en la aparente tranquilidad de una pequeña ciudad, que podría ser cualquier otra ciudad o pueblo.

Las actrices se conocieron siendo estudiantes del gimnasio teatral de Rita Cortese. Luego de compartir escena en otros proyectos surge la idea de no esperar a que las convoquen y llevar a cabo una obra autogestionada.

Desde chicas, las tres sabían hacia donde querían orientarse. Eso hizo que se especializaran en sus lugares de origen  y  luego en diferentes talleres de la ciudad. Al momento de organizar esta obra, las tres fueron hacia un rumbo en común: “Primero nos juntamos y trabajamos con textos de autor y luego decidimos que queríamos que todo sea local, a pulmón. No quisimos una obra que ya sea conocida, así que buscamos a un autor de la ciudad, Leonel Giacometi, nos presentamos solas a Coproducción y luego, cuando ganamos el concurso, llamamos a un gran director como es Miguel Franchi” nos relata Anabela, quien encarna el papel de María Guadalupe.

El autor sólo puso una cláusula fundamental: no cambiar el nombre de la obra. Lo demás lo fueron coordinando entre el director y las actrices.

Las tres aseguran que, al momento de construir los personajes, se orientaron hacia la investigación previa de las características de cada uno para luego llevarlos hacia el grotesco, que es el perfil de Venado Tuerto.

Los personajes son atrapantes y están muy bien logrados. Cintia, con un mundo propio muy poderoso;  Nanci, cuyo único alimento es el chisme y María Guadalupe, que lleva a cuestas una importante máscara y una triste historia que necesita contar para rearmar su vida, a pesar de todo.

Tres mujeres encarnando la historia de tres mujeres, otras. En una ciudad-pueblo que podría ser cualquier ciudad con alma de pueblo de nuestro país. Un grotesco que, al mismo tiempo que divierte y exagera, nos abre un amplio panorama de realidades crudas y a veces ocultas, que invitan a reflexionar.

Por Rosario Spina

[box type=”info”]Se autoriza la difusión total o parcial de este material citando la fuente[/box]

Mirá el trailer de la obra acá:

Venado Tuerto Trailer