Foto de tapa

Mes de la mujer.

Tal vez flores. Lencería. Quizá cena romántica. Bombones. O llaves…

¿Llaves…?

Casi como intuitivamente, la idea central de este número circuló alrededor de las pasiones: lo que nos gusta. Lo que necesitamos alcanzar. Lo que nos molesta. Lo que nos aburre. Lo que queremos descubrir.

El mes de la mujer viene cargado de reminiscencias. De historias de dominaciones. Pero también –dichosamente- de pequeñas y constantes liberaciones. Algunas que sellan hitos. Otras cotidianas, imperceptibles y también –claro- necesarias.

Flores. Lencería. Cena romántica. Bombones. Llaves…

Llaves que nos abran todas las puertas que aún están cerradas.

Nada mejor que desde este mes, el nuestro, para intentarlo.

¡Te invitamos a leer la revista aquí!