IneditadaS dialogó con Candela Bianchi, una de las creadoras de Replay Revista y, por sobre todo, una apasionada emprendedora de los medios.

Candela nos contó sobre sus comienzos en el proyecto, sobre las motivaciones que la orientaron y sobre las personas que inspiran su vida a diario:

¿Cómo surge Replay?

– Replay surge en 2007. En cuarto año de Comunicación Social, plenas vacaciones de invierno, con una compañera y amiga de la facu que fue mi socia hasta el año pasado. La idea era hacer un proyecto propio y se nos ocurrió armar una revista de cultura y espectáculos con mucho hincapié en la producción local. Así nació Replay impresa, una revista de bolsillo con secciones de arte, diseño, cine, música, teatro (y más tarde moda). Hicimos 8 ediciones. En 2009 nos volcamos a la web y abandonamos la impresa, y en 2011 sumamos radio, primero con una emisión semanal y luego este año una tira diaria de 19 a 20 en radio TRIP 106.7.

¿Qué ideas te motivaron a encarar este proyecto?

Emprender es casi una necesidad para mí, una forma de ser. Me gusta el hecho de generar y mantener un medio propio que a su vez pueda aportar algo a otros. También la posibilidad de trabajar con reglas o criterios en los que creo; todo eso enriquecido por el intercambio con gente muy talentosa que se suma al proyecto. Pero de esto me di cuenta con el tiempo. Cuando arranqué con la revista casi no era consciente de que estaba “emprendiendo”, en ese momento solo sentía muchas ganas de trabajar en un producto periodístico propio con ciertas “leyes” de calidad que no encontraba en otros medios locales y ganar experiencia.

Replay ¿es actualmente lo que imaginabas  o el proyecto tomó nuevos rumbos?

– Tomó rumbos nuevos. Replay creció mucho. Cuando fuimos a la imprenta a buscar el primer número nos preguntaron si era un trabajo para la secundaria (teníamos mucha cara de niñas!!!); cuando me acuerdo de eso y miro donde estamos me río. En ese entonces no pensaba que luego vendrían una web y un programa de radio; tampoco que llegaría a conocer y consumir tanta gente Replay. Nuestro abanico de posibilidades creció mucho también y yo crecí a la par del proyecto. Todo lo que me constituye hoy en día, los demás proyectos o medios en los que trabajo de alguna manera vinieron por ahí: Replay es mi carta de presentación y el espíritu del emprendedor es muy valorado actualmente.

Como todo proyecto, imagino que han habido dificultades, “ayudantes” y “oponentes”…

– Dificultades una tras otra, pero nunca fueron tomadas así; resolver un problema es siempre un desafío para mí, no una dificultad. Sobre todo en el plano económico, sostener un medio independiente, lograr un producto de calidad con todo el tiempo y la dedicación que eso implica y subsistir a la par, no es fácil. Ayudantes, todos los que pasaron o están todavía en Replay, gente con talento y creatividad que creyó y confió en el proyecto, redactores, productores, fotógrafos, editores; recibimos al menos un par de mails mensuales de gente que ofrece su trabajo, eso es un gran orgullo. Hoy tengo dos patas fundamentales que son Nicolás Celle y Francina Grecco en el proyecto, que forman parte tanto de la web como de la radio, pero hay mucha más gente alrededor que aporta con su trabajo e ideas.

¿Qué creés que falta en los medios de nuestra ciudad?

– De todo, pero no es fácil. No me gusta criticar porque sé lo que cuesta. Sí critico cuando son medios con todas las posibilidades económicas y siguen produciendo programas/productos carentes de creatividad, incluso de coherencia, de interés. Faltan creaciones genuinas en Rosario. Se mira mucho hacia el costado en vez de buscar en uno; hay mucho acartonamiento, poco de arriesgarse, de perder los prejuicios, muy poca libertad (en el plano de las ideas) y demasiadas estructuras o supuestos modos de hacer “correctos”.

¿Qué proyectos tiene Replay aún por cumplir?

– Muchísimos. Estamos renovando la web y nos tiene muy emocionados porque se vienen cambios muy lindos.

Y en realidad las metas se renuevan todos los días, cuando “la casa” es propia nunca se terminan las cosas para arreglar o mejorar, y cada una de esas cosas es una meta nueva.

¿Y en relación con tu vida personal?

– También, muchísimos. Como soy con Replay soy conmigo: tengo metas y proyectos nuevos todo el tiempo. Lo importante es no perderlas de vista en el trajín diario y ser consciente de lo que vamos logrando.

¿Quiénes te inspiran?

– En relación con mi familia, todos, en aspectos distintos. Mi mamá, Marta Ortiz, es escritora y es quien me enseñó e inculcó mucho de lo que sé a nivel cultural; además fue como una profe de redacción en casa. Mi papá me inspira en la vida, en el trato con la gente, y es el que me marca que siempre tengo que perseguir mis objetivos. Mi hermana Evangelina con su paz y en su lucha por perseguir sueños, tenemos aspectos muy parecidos con ella; y Agus, mi hermano, es síndrome de down y de él me inspira todo, todos los días.

¿Hobbies? ¿Cables a tierra?

– Cantar y correr. Tengo un dúo con mi novio que es músico, al menos un par de shows por año hacemos, ese es un cable a tierra fundamental.

¿En qué productos artísticos, obras, lugares o momentos encontrás inspiración?

– La encuentro en quienes hacen todo eso, en los artistas; un proyecto como el mío no está muy lejos a nivel producción independiente de lo que hacen actores, músicos, cineastas todos los días en nuestra ciudad (o en el mundo), me inspira la fuerza y la pasión con la que persiguen sus sueños y me incitan a seguir persiguiendo  el mío que a su vez es un proyecto que se retroalimenta con el de ellos. Las personas me inspiran, más que cualquier momento o lugar.

En esta sección de la revista tratamos de mostrar historias de mujeres emprendedoras, que luchan por sus sueños. ¿Alguna anécdota o reflexión que quieras dejarle a nuestras lectoras?

– Todos los días pasan cosas que me hacen ver que hay que seguir adelante, nunca pongo en duda eso, aunque a veces flaqueo. Sí creo mucho en la inocencia y muy poco en la queja. Cuando somos chicos creemos que nada es imposible, esa es una postura que trato de mantener, el no ser demasiado consciente de las dificultades que podrían aparecer allana el camino. Hay una frase de Francis Ford Coppola que está en una de las ediciones impresas y tiene que ver con eso: “Un director joven tiene el don más maravilloso que puede tener un artista: la ignorancia. Cuando sos joven no te das cuenta de lo estúpido e imposible que es lo que estás intentando hacer. Si lo supieras nunca lo harías”.

 

Por Rosario Spina.