La Marcha de las Putas es un movimiento social que se origina en Canadá por el 2011. En una charla sobre seguridad en un campus universitario un policía manifestó que para evitar ser violadas las mujeres no deberían vestirse como putas. Esa frase poco acertada desató la indignación de muchas mujeres que organizaron la primera reunión en Toronto como una forma de manifestarse contra un pensamiento misógino. Ese comentario, que en sí mismo no es nada original ya que refleja el pensamiento de mucha gente, llevó a la organización de la primera reunión como forma de manifestar públicamente que nada justifica un abuso.

El movimiento se diseminó por varias ciudades del mundo y cobró fuerza con el correr de los años, a medida que las vejaciones de todo tipo cobraban más víctimas.

Por Maite Inchausti.

la marcha de las putas

¿Por qué el nombre marcha de las putas?

Desde siempre el significado fue peyorativo. Aquella que tiene sexo por placer o viste de forma sensual se convierte en la peor de las féminas.

El término es usado para categorizar a mujeres que salen de lo “socialmente aceptable”. La mayor parte de las veces es la sociedad, e incluso otras congéneres, quien apela al significado de la palabra para justificar actos violentos que sufren algunas mujeres. Bajo criterios de vida impuestos, la vestimenta o el accionar convierten a la mujer en un objeto, en una puta, y como tales debemos aceptar todo tipo de comportamiento. Este tipo de planteos resta culpabilidad al agresor y el debate inclina la balanza hacia el violento en desmedro de la mujer. Por tal motivo una de las premisas de La Marcha es que ninguna mujer debe ser violentada o despreciada así ejerza la prostitución.

“Por algo le pasó”; “Mirá la pinta que tiene, mirá como se viste”; “Ojo, no salgas así vestida a la calle”; “¿Esa ropa no es muy corta?”, frases como esas son moneda corriente en una sociedad donde la mujer no puede vestirse como desea para no despertar los deseos mas viles de un hombre, o una chica no puede ser muy agraciada porque eso molesta a sus compañeritas de grado y deriva en ataques. La violencia y la falta de respeto se vive en todos los ámbitos y la mujer es el blanco de esos bastardeos.

La Marcha de Las Putas, según puede apreciarse en su perfil de Facebook, busca constantemente defender el papel vulnerado y reivindicar la importancia del rol femenino en la sociedad.

Hoy en día en Rosario ya no funcionan como grupo activo, pero está la cuenta de Facebook abierta como medio de difusión. Sí realizan marchas y convocatorias en Buenos Aires.

“Promover el debate sobre la cultura de la violación que minimiza o justifica la violencia sexual y culpa a las víctimas”, es uno de los tópicos fundamentales del grupo. En muchas culturas la violación no es siquiera castigada por las leyes y quienes cometen estos actos aberrantes incluso se escudan en la vestimenta o alguna actitud femenina para justificar el accionar.

Se crean también espacios en los que las víctimas puedan hablar de su situación sin ser juzgadas y recibiendo la contención adecuada. Se busca generar conciencia en el rol de la mujer y en sus derechos como tales.

Se intenta resignificar la palabra “puta” y “puto” para que dejen de ser adjetivos calificativos violentos y no sean palabras cargadas de resentimiento o se usen para dañar.

Y finalmente se busca “construir una sociedad de respeto entre las personas sin distinción de género, orientación sexual, forma de vincularse o estilo de vida”.

*Tener sexo no te hace puta, no tenerlo no te hace santa.

*Tener hijos no es un deber, tenerlos es una decisión.

*Sos la única con derecho sobre tu cuerpo.

*No sos nadie para juzgar a los demás, como nadie debe juzgarte.

*El acoso verbal no es un halago, si algo te incomoda no lo toleres.

*Nadie puede propiciarte maltratos físicos, ni verbales. Denuncia!