En esta época de mucho calor, el abuso del aire acondicionado en oficinas, locales comerciales y hasta en el hogar, es moneda corriente. Por esta razón, la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR) nos brinda algunas recomendaciones para cuidar nuestra salud respiratoria frente a estos cambios bruscos entre interior y exterior.

aire acondicionado

Las enfermedades respiratorias en general han sido relacionadas con las condiciones medioambientales, las diferentes estaciones, los cambios climáticos y en particular los cambios de la temperatura ambiente.

Es bien conocido el incremento en los casos de enfermedades respiratorias durante la temporada invernal y del empeoramiento de enfermedades preexistentes o la aparición de síntomas respiratorios por el frío de los aires acondicionados durante las temporadas de calor.

¿Por qué nos enfermamos más en invierno?

El aire que respiramos es acondicionado por nuestro organismo. La nariz actúa calentando, humidificando y filtrando  el mismo, luego el aire se conduce por las vías respiratorias llegando lo más puro y limpio posible a nuestros alvéolos.

Las temperaturas extremas  (sobre todo el frío) tienden a modificar no solo las condiciones de la inmunidad de las personas, sino también las del medio ambiente y de los gérmenes.

En invierno, la actividad cíclica de los virus es mayor. Éstos tienden a sobrevivir más  en el ambiente y se dan las condiciones para que la transmisión sea mayor: ambientes cerrados, mayor hacinamiento, menos ventilación, inadecuados sistemas de calefacción, más actividad laboral y escolar, etc. A su vez, en general, los huéspedes estamos más susceptibles debido a que las defensas de la vía respiratoria, por donde entran los gérmenes, están disminuidas debido a que el aire frío y seco tiende a inmovilizar las cilias (pequeños pelitos que se encuentran en las vías respiratorias desde la nariz a los bronquios barriendo los gérmenes hacia afuera del organismo).

¿Y qué pasa en el verano?

En verano, si bien las enfermedades respiratorias infecciosas son menos frecuentes, cuando las temperaturas son muy elevadas, los cuadros o síntomas respiratorios son ocasionados muchas veces por el mal uso de los aires acondicionados. Éstos enfrían el aire,  le quitan humedad (lo secan) y tienden  a acumular polvo en los filtros (todo lo contrario de la función de las vías respiratorias), favoreciendo los cuadros infecciosos o inflamatorios de vías respiratorias, sobre todo altas (rinitis, sinusitis, faringitis y laringitis).

Además, el uso de aires acondicionados  tiende a favorecer ambientes cerrados  y facilitar la transmisión y contagio de gérmenes. Incluso algunos tipos de neumonías han tenido brotes epidémicos favorecidos por la transmisión de las cañerías de los sistemas de aire acondicionado.

Otro efecto deletéreo del calor es que aumenta la sensación de falta de aire o fatiga en enfermos con cuadros respiratorios crónicos y predisponen a deshidratación con lo cual empeora la fluidez de las secreciones.

¿Qué hacer para evitar contraer enfermedades respiratorias durante el verano?

*Acondicionar los ambientes con temperaturas entre 24 y 27  grados.

*Tratar de mantener la humedad del ambiente usando la función de ventilación.

*Mantener los filtros limpios.

*Evitar los cambios bruscos y frecuentes de temperatura para permitir que el organismo se adapte gradualmente.

*Estar preparados para un eventual cambio brusco de temperatura. Ej: llevar abrigo.

*Mantenerse bien hidratado y alimentado.

*Continuar con los tratamientos y cuidados para enfermedades respiratorias crónicas.

*No fumar.

*No automedicarse y consultar al médico en caso de síntomas importantes o persistentes.

[Asesoraron: Dr. Sebastian Wustten (MP 7925) – Dr. Pablo Saez Scherbovsky (MP 7983 – MN 112680)]