No nos hace bien y no nos conduce a ninguna parte. ¿Cómo hacemos para manejar nuestro enojo? ¿Cómo lo superamos? ¿Por qué es importante trascenderlo?

Por Ana Eugenia Volonté – Lic en psicología.

Mujer Enojada

Circuito destructivo del enojo

1-Se dispara reacción de alarma. El enojo toma posesión de toda la personalidad: se elevan los niveles de adrenalina y se acelera el ritmo cardíaco, la respiración es rápida y superficial. Se tensiona el cuerpo.

2-Se dispara un flujo de pensamientos que retroalimenta el enojo y lo hace persistir. Estos pensamientos son generalizaciones, juicios de valor y conclusiones equivocadas, por ejemplo: ¡Siempre es lo mismo!.

Esta forma de pensar hace una evaluación completamente negativa de la persona y situación involucradas, y a su vez esto se extiende al pasado y al futuro (se recuerdan situaciones que también produjeron enojo y no se resolvieron, y se espera que en el futuro éstas vuelvan a repetirse). El juicio está nublado. En esta fase no es conveniente intentar razonar con la persona que se encuentra en este estado. Pueden aparecer seseos de castigo y venganza.

3-El enojo se construye sobre el enojo. Las sustancias químicas que se liberan se mantienen en el sistema por un período de tiempo considerable, haciendo que el umbral de alarma descienda significativamente. Esto significa que después de un episodio de enojo, cualquier incidente dispara otro nuevo episodio, igual o más fuerte que el anterior, y así sucesivamente.

4-Resultado: la situación que generó enojo no se resolvió (esto hace que la misma se repita en un futuro, generando más enojo) y las partes involucradas están más en conflicto que al comienzo del ciclo.

Circuito resolutivo del enojo

1-Retirarse de la situación. Alejarse de la persona o situación que detonó el enojo para no causar mayores daños ni empeorar las cosas.

2-En ese alejamiento:

a) descargar la energía excedente que produjo el enojo (caminar, correr, saltar)

b) frenar los pensamientos que siguen alimentando el enojo (pensar en otra cosa, distraerse)

c) respirar y relajarse (hacer respiraciones lentas y profundas para contrarrestar los efectos fisiológicos del enojo y volver el ritmo cardíaco, respiratorio y la presión sanguínea a niveles normales)

3-  Reflexionar sobre la situación sin hacer juicios de valor acerca de la otra persona involucrada. ¿Qué conducta del otro me hizo enojar? ¿Cómo me sentí yo ante esta conducta? ¿Qué puedo pedir o proponer para que no se repita?

Ejemplo: llega 45 minutos tarde a una reunión y no avisó.

Circuito destructivo: es irresponsable, no se le puede pedir nada, nunca más le voy a invitar a una reunión, etc.

Circuito resolutivo: me enojó que no llegue a tiempo y que no me avise. Me sentí no tenido en cuenta, aburrido mientras esperaba, preocupado por si había pasado algo.  Le pido que la próxima vez me avise con anticipación de su tardanza así podemos reprogramar la reunión para otro momento.

4-Resultado: la situación se resolvió y probablemente no vuelva a repetirse de la misma manera en el futuro (esto es lo que hace el pedido). Las partes en conflicto llegaron a un acuerdo. No hay conductas destructivas ni agresivas de ningún tipo.