Para lograr esta ardua tarea de superar una relación destructiva y salir victoriosas, podemos acercarnos a la tradición Budista que nos habla del Noble óctuple sendero: un conjunto de actitudes y acciones correctas que nos llevarán al cese del sufrimiento y a alcanzar la iluminación, que en este caso sería la superación de una relación destructiva. Quiero aclarar que la palabra “correcto” no tiene una dimensión ética ni moralista, sino que se refiere a una acción plena que involucra todo el ser.

Por Ana Eugenia Volonté /Lic. en psicología.

Relaciones tóxicas

Éste es el camino:

1-  El entendimiento correcto. Es la captación del Dharma (las nobles verdades) y la impermanencia de todas las cosas (nada dura para siempre). Cuando aceptamos esto nos predisponemos a soltar. La relación y el Dukka que ésta nos producía. Comienza el proceso de duelo.

2- El pensamiento correcto. Es negarse a que la mente quede atrapada en pensamientos crueles, codiciosos o maliciosos: ¿por qué a mí?, ya las va a pagar, ojalá….. El dolor no es sufrimiento, dolor es la emoción per sei, sin juicio, pero cuando al dolor le agregamos todo tipo de pensamientos “incorrectos” se convierte en sufrimiento, Dukka se intensifica y el proceso de soltar se traba. Para esto una buena ayuda es pensar: ¿qué aprendí y qué tengo que aprender de esto? , y  diferenciar dolor de sufrimiento.

3- La palabra correcta. Para el budismo nuestras palabras tienen que ser amables y sabias, evitando las palabras violentas, las mentiras y las conversaciones frívolas. Hablar con amigas de nuestra experiencia ayuda a aliviar el dolor, pero no lo hacerlo en términos de “él esto, él lo otro”, sino “yo siento”, “yo quiero”, “yo necesito”, no quedando atrapadas en el papel de víctimas ni en la sed de venganza.

4- La acción correcta. Este paso implica evitar acciones que causen daño (a los demás o a nosotros mismos) y llevar a la práctica acciones que tengan que ver con el dar, brindar y desprendernos. Esto es: no encerrarnos a lamentarnos por lo que nos pasó ni buscar vengarnos, sino salir al mundo a realizar actividades que propicien nuestro bienestar, dirigiendo toda la energía a nosotras!

5- La forma correcta de ganarse la vida. Adaptado sería: la forma correcta de continuar con nuestra vida, y esto significa llenar el día de momentos y acciones que nos llenen de bienestar: reírnos y dar muchos abrazos, (liberan oxitocina y endorfina, hormonas del bienestar), llorar si lo necesitamos, hacer cosas que nos ayuden a recuperar la confianza en nosotras (conocer nuevas personas, hacer cosas que antes no nos animábamos, etc.).

6- El esfuerzo correcto. Esto es hacer un esfuerzo consiente por no caer en el círculo vicioso de la relación tóxica y construir una nueva vida para nosotras, cultivando actitudes positivas (correcta acción, correcto pensamiento, correcta palabra) y eliminando actitudes negativas.

7- La mente correcta. Para el budismo esto es “mindfullness”, que quiere decir mente llena-vacía (ésta es mi traducción personal), es decir, llena del momento presente y vacía de pensamientos acerca del pasado o del futuro. Un proceso de duelo es un proceso de duelo, y es importante que estemos atentas a nuestros sentimientos y pensamientos a cada momento sin juzgarlos, respetando que ahora lloramos, al rato nos reímos, y al otro día nos olvidamos de él para acordarnos al día siguiente. Esto es parte del proceso: vivir momento a momento en el aquí y ahora sin juzgar.

8- La concentración correcta. Significa trabajar en nosotras mismas para alcanzar un estado de la mente, un estado del ser: recuperar la autonomía, conectarnos con nuestra heroína interna que es capaz de superar todos los obstáculos, aprender de la relación para no repetir el mismo patrón, fortalecer nuestra autoestima y sanar nuestro corazón para estar listas, en el tiempo que sea preciso, para una nueva aventura, más madura y amorosa.