El sentimiento de pesadez que nos dejan las fiestas es bastante común en la mayoría de nosotros. Comer y beber más de lo que deberíamos es habitual durante los festejos.

Para contrarrestar los excesos que se suelen cometer en la alimentación durante estos días, nos asesoramos con especialistas en el área, y te acercamos algunos consejos para que puedas disfrutar mucho más de estas fiestas:

Para comenzar hay una cosa que debemos tener en cuenta para el/los días mismos del festejo: es importantísimo no saltear el desayuno. Muchos piensan que pueden compensar lo que consumen “de más”, evitando una de las comidas. Probablemente lo único que resulte de esto, es que termines ingiriendo una mayor cantidad de alimentos, porque llegas con más apetito.

Por otro lado, para los días posteriores: purificáte. La idea no es realizar una dieta restrictiva,  sino comenzar una rutina saludable que ayude al organismo a recomponerse, a volver a equilibrar el  funcionamiento del metabolismo.

 Un esquema básico para aplicar es: además de la ingesta de líquidos en cantidad, centrar la base de la alimentación en frutas frescas y verduras. Evitar grasas, azúcares y harinas refinadas.

Otro consejo: para facilitar el proceso digestivo, tratá de distribuir los alimentos en varias comidas, en lo posible 5 ó 6. Siempre es mejor que comer sólo dos veces al día mucha cantidad. A su vez aumenta el metabolismo, lo que ayuda a adelgazar.