Llevar una vida acelerada sin prestar atención a lo que consumimos, o tratar de conseguir un cuerpo más delgado de cualquier forma, hace que muchas veces la importancia de una buena alimentación pase a segundo plano. Y esto trae muchas consecuencias a nuestro cuerpo.

Luciana Manzoco -técnica en nutrición- nos habla sobre el tema, y nos explica el balance ideal para mantenernos saludables.

La alimentación es una actividad necesaria y vital para todo ser humano, cubre necesidades biológicas, psicológicas y sociales. La salud y el funcionamiento de nuestro organismo dependen de la nutrición y la alimentación que tengamos a lo largo de nuestra vida, ya que cubriendo las necesidades del mismo, logramos aportarle los nutrientes necesarios para su correcto funcionamiento y equilibrio, es importarte tener presente que un plan alimentario debe ser ante todo SUFICIENTE para cubrir nuestras necesidades energéticas; COMPLETO, ya que es fundamental aportarle a nuestro organismo todos y cada uno de los nutrientes, vitaminas y minerales; ARMÓNICO, los nutrientes aportados deben guardar una proporcionalidad entre si en cantidad y calidad de alimento; y por último uno de los pilares más importantes es que un plan sea ADECUADO, ya que cada uno de nosotros somos diferentes, ya sea hombre, mujer, adolescente o niño, somos un organismo único y por lo tanto las necesidades de cada uno se modifican a lo largo de la vida, y por ello es necesario adaptarla a nuestras necesidades físicas y orgánicas.

Somos lo que comemos, tan sólo hay que ver las consecuencias de llevar una determinada dieta o plan alimentario para darse cuenta: nuestro organismo es un espejo que termina reflejando aquello que consumimos diariamente. Por eso mantener una alimentación saludable, nos permite sentirnos bien, y lograr que el espejo refleje aquello que tanto deseamos ver.

Por Martina Garnero

Colaboración: Luciana Manzoco-Técnica en nutrición-

[box type=”info”]Se autoriza la difusión parcial o total de este material citando la fuente. [/box]