Carteras, ropas, zapatos…la mujer suele ser “débil” frente a algunas tentaciones. Pero…¡Cuidado! Algunos vicios pueden afectar tu bolsillo y otros perjudicar severamente tu salud…a tomarlo con seriedad.

Por predisposición natural, las mujeres suelen estar atentas a todo lo que les hace bien y ser extremadamente rigurosas en sus cuidados. Aunque a algunas, se les escapa algún detalle.

De acuerdo a un estudio estadístico realizado por el Ministerio de Salud de la Nación, en los últimos 30 años la tasa de mortalidad femenina por cáncer de pulmón asociada al tabaquismo se vio duplicada, mientras que la Organización Mundial de la Salud refleja que Argentina es uno de los países con mayor cantidad de mujeres fumadoras en el mundo, aproximadamente 4 millones… ¿Imaginabas estas cifras?

La adicción al tabaco causa daños en la salud que ya han sido difundidos en incontables oportunidades: tos crónica, deterioro de diversos órganos del cuerpo, problemas circulatorios, bronquitis y neumonía, enfisemas pulmonares, cáncer de pulmón y garganta, problemas gastrointestinales…en fin, un deterioro significativo, acumulativo y progresivo en el organismo de los fumadores. Por otro lado, también son conocidos los daños causados por el tabaco en el plano estético, como el envejecimiento de la piel, el mal aliento o el deterioro de la dentadura.

Pero, además de todo lo anterior, las mujeres fumadoras enfrentan peligros adicionales, fundamentalmente vinculados a la fertilidad y la fecundidad.

Prohibido para mamás

Es importante para las mujeres que ya son mamás, que están embarazadas o que planean hacerlo, que conozcan los riesgos que enfrentan si son adictas al tabaco.

En primer lugar, el cigarrillo está fuertemente asociado a la aparición de una menopausia precoz, lo que reduce considerablemente la edad fértil de las mujeres adictas.

Por otra parte, durante el período de embarazo las mujeres fumadoras enfrentan mayores posibilidades de sufrir abortos espontáneos, partos prematuros, embarazos fuera del útero o muerte del niño en el vientre. Asimismo, el cigarrillo durante la gestación incrementa considerablemente las posibilidades de que los bebés nazcan con malformaciones, enfermedades respiratorias, envenenamiento y otras alteraciones en el desarrollo normal del niño que pueden conducirlo a una rápida muerte.

Pero los riesgos para el recién nacido no acaban con el parto, ya que si la madre fuma durante el período de lactancia del bebé, la nicotina consumida por el tabaco llega al niño a través de la leche afectando su salud de diferentes maneras.

 

El problema en números

Algunas cifras para dimensionar la importancia del tema:

– Se calcula que este año aproximadamente 68.800 mujeres morirán en el mundo a causa de cáncer del pulmón asociado al consumo de tabaco. Este tipo de cáncer se ha convertido en la mayor causa de mortalidad femenina, sobrepasando al cáncer de mamas.

– De los más de mil millones de fumadores que hay en el mundo, el 20% son mujeres; y mientras la tasa de tabaquismo en los hombres ya ha alcanzado su cumbre y empieza descender, la de mujeres se encuentra en constante crecimiento.

– La edad en que las mujeres comienzan a fumar se ha reducido preocupantemente. Los datos arrojados por la OMS sobre de 151 países (incluido el nuestro) indican que alrededor del 70% de las adolescentes son fumadoras activas, frente al 12% de los varones de la misma edad.

La contundencia de los datos lo demuestra, el cigarrillo no es un vicio más… ¡Cuidate!

Por Lucía Lalli