“Crear conciencia para reducir el uso cotidiano de bolsas plásticas. Volver al hábito de nuestras abuelas y llevar una bolsa reusable. Cuidar el entorno para que el planeta se salve. Todos usamos bolsas, todos queremos cuidar el planeta, no más bolsas plásticas”, dice el mensaje de la empresa que remata con su slogan, I Love Totebag. Además de ser una idea sustentable que produce y comercializa bolsas reutilizables textiles con diseño compacto, es un emprendimiento exitoso que nace de Lorena Nuñez, oriunda de Macachin (La Pampa), hoy asentada en Buenos Aires donde llegó hace años atrás para estudiar Diseño en Comunicación Visual.

Por Inés Seoane + @replayrevista 

tote bag

En 2010 Lorena convoca a su prima, Natalia Nuñez, para dar inicio a esta pyme que comenzó vendiendo directamente al público y hoy genera la mayoría de sus ingresos a través de la venta corporativa, en Aeropuertos y diferentes tiendas de la Argentina. Totebag cuenta además con varios reconocimientos, entre ellos, el Premio Emprendedor INICIA, que tiene el objetivo de reconocer a emprendedores que son un modelo a seguir por desempeñarse con integridad y generar valor social a través de la creación de emprendimientos sustentables.

¿Cuál fue el punto de partida y el motor inicial que las llevó a querer crear un microemprendimiento?

Estábamos en el año 2010 cuando surge después de un viaje al exterior, la inquietud de un nuevo hábito. Veíamos que todos usaban bolsas textiles para ir de compras, llevar cosas adicionales al trabajo como libros, viandas y demás. Comenzamos realizando un modelo básico confeccionado en diferentes telas estampadas de algodón y logramos vender todo lo producido. Hacia fines de 2010 decidimos que queríamos iniciar un proyecto a largo plazo; motivadas por la nueva legislación que apuntaba a disminuir el uso de bolsas plásticas, creamos Totebag SRL con inicio de actividad formal en enero 2011, desarrollamos modelos de bolsas compactas con telas de excelente calidad y diseño. Nuestro monto inicial de inversión fue de $12.000 que usamos para compra de tela y confección.

Emprender es todo un desafío; muchos proyectos se quedan en el camino, ¿Esperaban que Totebag tenga el crecimiento que tuvo? ¿Cuáles creen que son las claves?

Realmente emprender es todo un desafío, fuimos progresivamente avanzando en nuestro proyecto con compañía de INICIA que es una organización sin fines de lucro que ayuda a emprendedores con cursos y talleres específicos en emprendedorismo. Desde el año 2011, cuando decidimos que queríamos vivir de nuestro propio emprendimiento, dimos pasos chiquitos y seguros en ese camino. Un objetivo claro: Crear una marca que sirva de vidriera para que otras marcas también puedan comunicar mensajes. Con un manifiesto que mantenemos desde el principio: Totebag es un medio para comunicar un mensaje (el que aparece más arriba al comienzo de la nota). Creo que la clave es la confianza y seguridad en lo que se está emprendiendo, en nuestro caso particular creamos una línea de objetivos que vamos chequeando y validando diariamente. Siempre nos mantenemos acompañadas tanto de familiares como de profesionales. El amor por lo que hacemos es la clave. Sin eso sería mucho más difícil.

¿Por qué Totebag es valiosa desde el diseño, la practicidad y el cuidado del medio ambiente?

Desde el diseño apuntamos a que el producto sea simple y funcional. Brindamos una oferta de varios productos para que el usuario pueda elegir su mejor opción para incorporar un nuevo hábito saludable para el entorno y el planeta. Las bolsas Totebag son prácticas ya que se pliegan y guardan en un tamaño reducido.

Hoy en día no solo fabrican bolsas, ¿qué otros productos desarrollaron?

Totebag da sus primeros pasos desarrollando bolsas COMPACTAS, y luego amplía su familia con BASIC TOTE (bolsas básicas confeccionadas con bull y lonas de algodón), POCKET (bolsillos adicionales que vienen estampadas con ilustraciones de artistas nacientes). El año pasado incorporamos la línea de macetas Totepot, en alianza con Valeria Churba de Jardín Gourmet, son macetas textiles urbanas.

Comenzaron siendo dos en la empresa, ¿se sumó más gente con los años, cómo se modificó la estructura/forma de trabajo?

Actualmente estamos con un proyecto de abrir nuestro taller textil boutique en La Pampa, ya que ambas somos de Macachín, un pueblo de 5000 habitantes. Recién en ese momento tendremos nuestro primer empleado fijo. Hasta el momento nos manejamos con un equipo independiente compuesto por abogada de marca, contadores, programador web y vendedores. Nuestro sueño es crear una empresa familiar sustentable a largo plazo.

¿Cuáles son las premisas humanas, profesionales y creativas básicas que mantiene Totebag?

Todos los que hacemos Totebag apostamos a un crecimiento genuino y a largo plazo. Sentimos que el cambio de hábito es realmente importante para el cuidado del medio ambiente. No more plastic bag, we love totebag.

-Fuente: Replay