Calorcito, calorcito… la primavera comienza a avisarnos que viene caminando cerca. El regreso de los colores, la presencia cada vez intensa del sol y la posibilidad de salir más sueltas a respirar nuevos aires, son excelentes condiciones para sumarle a nuestras vidas una sana y efectiva terapia para el bienestar psíquico y físico: la música.

Nos pasa a todas: escuchar nuestra música preferida establece una conexión directa con nuestras más profundas emociones. Alegría, amor, bronca, libertad, tristeza…todo se potencia cuando las notas musicales apropiadas irrumpen en nuestro organismo.

Pero más allá del disfrute que podemos lograr en los escasos minutos que dura esa pieza exquisita de arte, la música tiene notables efectos (investigados y probados) sobre la salud de sus amantes que logran una entera conexión con ella.

De acuerdo a diferentes estudios realizados en el marco de la musicoterapia, entregarse a los efectos de la música favorita puede lograr los siguientes resultados en nuestro cuerpo y nuestra mente:

–          Compensar la presión sanguínea, lo cual favorece al buen funcionamiento de todo el sistema cardiovascular.

–          Aumentar la cantidad de endorfinas liberadas por el organismo, provocando una consecuente sensación de bienestar.

–          Aliviar las tensiones musculares y contracciones.

–          Ayudar a reforzar el sistema inmune.

–          Disminuir el estrés, logrando una mejor predisposición a la interacción con otras personas y potenciando  las actitudes de socialización.

–          Ayudar a elevar la autoestima y la seguridad en uno mismo.

Yendo aún más allá, la musicoterapia, entendida como la utilización de la música y sus componentes para la aplicación de terapias específicas en el tratamiento de determinadas condiciones emocionales de un paciente, logra con algo tan noble y cotidiano como los acordes musicales tratar situaciones tan complejas y diversas como la drogadicción, el alcoholismo, la depresión e incluso trastornos como el autismo.

Es simple, es barato, sin contraindicaciones, sin necesidad de horarios…da gusto. Salir al sol, renovar el aire en los pulmones, activar el cuerpo y dejarse someter al placentero dominio de una letra y una melodía perfectamente ensambladas le da a nuestro cuerpo una carga extra de energías para enfrentar en las mejores condiciones la parte más linda del año que acaba de comenzar.

Nota: Para tentarte aún más, IneditadaS te sugiere dos portales de internet muy interesantes donde podés buscar tus canciones favoritas, encontrar música nueva, organizar listas de reproducción, indagar géneros y hasta elegir música según tus estados de ánimo…Probalos y sumale momentos placenteros a tu rutina: Grooveshark y Musicovery.

Por Lucía Lalli.

[box type=”info”]Se autoriza la difusión parcial o total de este material citando la fuente.[/box]