Según algunas investigaciones, antiguamente los botones sólo se usaban para adornar túnicas y vestidos. Hechos de marfil, hueso finamente tallado, maderas exóticas como el ébano, caparazones de tortugas, rafia, lana, cuero, cerámica…eran elementos decorativos y de buen gusto. Usados incluso en medias, eran signo de lujo y elementos de relevancia en trajes, camisas y chaquetas. En América se realizaban en porcelana, metales, madera, perla y plástico.

Por Maite Inchausti.

botones

Luego de este breve revisionismo histórico, manos a la obra:

Vamos a refinar un pantalón básico, tradicional, o alguno que esté olvidado al fondo del placard, con unos cuantos botones. La idea es jugar con este accesorio. Podemos mantener la gama de colores del pantalón y alternar tamaños y materiales.

¿Y por qué no hacerlo para algún chiquitín de la familia con motivos de animalitos?

Una vez elegida la combinación (otra opción puede ser el mismo botón en distintos colores), los cosemos al bolsillo trasero del pantalón. Una idea más osada es coser los botones a la altura de la pierna superior, hacer algún espiral o firulete con los botones, o llevar este reciclado a un short de gabardina o una pollera o cualquier otra prenda que imagines.

Nosotras te damos la idea para renovar una prenda, ¡vos podes aplicarla donde quieras!