Tres libros. Tres recomendaciones. Tres regalos perfectos para quienes pretenden salirse de los clásicos y ya aburridos presentes del Día de los Enamorados y arriesgarse a la grata sensación de hacer un regalo que valga la pena.

Por Luciana Susco.

libros

Gregorio y el secreto encanto del hombre corriente

“Mr. Grey es un hombre indudablemente misterioso. Pero también Gregorio es un hombre indudablemente misterioso. No ha revelado jamás el motivo por el que es incapaz de encender la lavadora”.

Hay fechas que pueden resultar desmoralizantes. El día de los enamorados es una. En especial después del tsunami de historias románticas/eróticas que parecen haber invadido las librerías tras el éxito internacional de la trilogía de E. L. James, Cincuenta Sombras de Grey. ¿Es que las autoras sólo pretenden aterrorizar a solteras y casadas por igual con sus protagonistas inalcanzables, seductores y millonarios? La escritora, guionista y blogger italiana Rossella Calabrò pensó que sí y escribió una aguda y divertida parodia llamada Cincuenta sombras de Gregorio (Editorial Planeta) o las Cincuenta razones para elegir a un hombre corriente por sobre el apuesto Grey.

Cuando a Calabrò le encomendaron escribir una reseña sobre las Cincuenta Sombras originales, contó que no pudo evitar reírse y, aunque la leyó de un suspiro, también pensó en los estereotipos retrógrados que usó James para armar sus personajes: “Mi novela quiere responder, con mucha ironía, al ideal de la pareja de la década de 1950 que ofrece la trilogía de Grey. Mi objetivo es hacer que la gente sonría, pero que también piense”. Para la autora, los Mr. Grey forman parte de un imaginario colectivo tan selecto como de dudosa existencia, al igual que el Yeti o el Monstruo del Lago Ness. Y, aunque pertenezcan a la misma especie que Gregorio, son cincuenta matices fundamentales los que separan al espécimen de ensueño de nuestro macho humano medio.

Este título es una opción más que refrescante frente a la poca inventiva de autores locales e internacionales para imitar la fórmula ganadora de James. Con sugerentes nombres (y tapas), una enorme variedad de heroínas virtuosas y de hombres poderosos y experimentados prácticamente monopolizaron la oferta de libros del mes: 40 grados a la sombra, El centro del mundo, El infierno de Gabriel, El Kamasutra de Grey, El affair Blackstone y El hombre que tardó en amar, entre otros.

Lo mejor: El precio. Es un libro pasatista, organizado en cincuenta breves capítulos (no es una novela). Si pensamos que no se demora más que un almuerzo en terminar de leerlo, la relación precio-calidad es inmejorable. Ideal para regalar o compartir este San Valentín entre amigas o con nuestro propio y muy amado Gregorio.

Una de eros

“Amor, el universo privado donde conviven el romance y el erotismo en la mente y en la vida de Isabel Allende”.

Si la oferta de libros eróticos ya captó su atención o si todavía no pudieron encontrar el título indicado, una recomendación es lo último de Isabel Allende, Amor (Editorial Sudamericana). Se trata de una recopilación de las mejores escenas románticas escritas por la pluma magistral de esta exitosa chilena y disfrutable por igual para principiantes o seguidoras fieles de su obra. El libro incluye fragmentos de Eva Luna, Retrato en sepia, Zorro, La isla bajo el mar y La casa de los espíritus.

Amor permite redescubrir o asomarse por primera vez a la naturaleza exuberante, sensual y mágica de Isabel Allende. Es que se debe hacer una salvedad: no se trata de una antología perezosa, como si fuera un CD de grandes éxitos. Allende preparó un bellísimo (y muy divertido) prólogo “largo y tal vez innecesario” detallando en su propia historia la relación con el sexo y el amor.

Lo mejor: La madurez de la autora. A pesar de sus poéticas descripciones y el erotismo que ha logrado generar con estos fragmentos escogidos, en el inicio de Amor se nos presenta una Allende retrospectiva que, como si fuera uno de sus personajes, nos relata en primera persona su experiencia con todos esos elementos vitales tan presentes en su literatura: los paisajes, el primer amor, la pasión, el erotismo, el gozo, la pérdida, el miedo. Recomendado para todas aunque ideal para lectoras de más de cincuenta.

Siempre nos quedará París

“Yo he hablado de París según era en los primeros tiempos, cuando éramos muy pobres y muy felices”.

Igual que Humphrey Bogart, Ernest Hemingway siempre tuvo los mejores recuerdos de la Ciudad de las Luces.

Afortunadamente, y tras una larga ausencia en las librerías, editorial Lumen reeditó París era una fiesta, las memorias del autor durante su estadía parisina.

Se trata de una edición definitiva (actualizada y corregida) de la obra póstuma del genial escritor norteamericano donde retrata magistralmente la vida bohemia y las vibrantes veladas nocturnas que disfrutó con su primera esposa, Hadley Richardson y sus amigos (Ezra Pound y los Fitzgerald incluidos) en París entre los años 1921 y 1926. Una atmósfera surrealista de cafés, museos, callecitas escondidas, fiestas interminables, alcohol ¿Y quién hubiera pensado que el autor del Gran Gatsby tenía complejos… ejem… de tamaño? Un testimonio esencial de la Ciudad del Amor y la generación perdida en los agitados tiempos de la primera postguerra.

Y si les gustó París era una fiesta, prueben leer El amante uruguayo (Editorial Alfaguara). Para relatarnos la vida del escritor y bon vivant uruguayo Enrique Amorim (sospechado de haber sido amante de Federico García Lorca), Santiago Roncagliolo reconstruye los escenarios por donde desfilaron desde Borges hasta Chaplin, pasando por Franco, Picasso, Dalí y Pablo Neruda. Otra manera de acercarse a la historia y a la vida de los mitos fundadores del siglo XX.

Lo mejor: Sumándole a la lectura la película Medianoche en París de Woody Allen tenemos la velada perfecta para el día de San Valentín (o para cualquier noche). A modo de homenaje a Hemingway, también se recomienda acompañar con champagne.