Esta historia se origina en Nápoles y se extiende a todo el mundo. Cuando alguien de posición acomodada se encontraba de buen humor pagaba dos tazas: una para él y “y otra para el que llegara con los bolsillos vacíos”.  Allí empezó y luego se propagó por toda Europa. En España, con miles de personas desocupadas, pronto se convirtió en un plan de ayuda en época de crisis. Japón, Reino Unido, Brasil, México, Ecuador, Costa Rica, Perú, Puerto Rico son sólo algunos de los países que a lo largo del globo se han unido a esta experiencia basada en la confianza.

Hace más de un año, la argentina Sol Verdier, inició esta propuesta en las redes sociales. Desde la web www.uncafependiente.com.ar cuentan de que se trata y como funciona.

Por Maite Inchausti.

cafe-pendiente

¿Qué es café pendiente? “Es una iniciativa que invita a realizar una acción solidaria, sin fines de lucro, basada en la confianza. Nuestra finalidad no sólo es ayudar a la gente en situación de calle dándoles algo para comer y tomar, sino buscar de a poco la visibilidad y la inserción de estas personas en la sociedad. Evitar la discriminación y convertirnos nosotros también en un país más amigable, solidario y menos desconfiado”.

¿En qué consiste? “Consiste en pagar anticipadamente una taza de café caliente para alguien que no tiene recursos para hacerlo. Puede participar todo local gastronómico (restaurante, bar, confitería, etc.) que sirva café; cualquier persona que pueda y quiera abonar un Café Pendiente”.

En los espacios que por diversas razones no puedan alojar personas en situación de pobreza o calle, pueden servir el café en un vaso descartable.

Algunas personas se han preguntado cómo se garantiza que los comercios respeten la cantidad donada y que la persona que consuma esa bebida sea alguien que realmente lo necesite. Es un proyecto que es ciento por ciento confianza y de eso se trata la iniciativa.

En Santa Fe los efectivos de seguridad de uno de los shoppings tienen prohibido dejar ingresar a quienes viven en situación de calle, por este motivo una cafetería del lugar dona los pendientes al Hospital Iturraspe.

Rosario. En algunos comercios de la ciudad los dueños agregan dos masitas por café, en otros una medialuna, una factura, galleta y hasta budincitos mini. Otros negocios brindan la posibilidad de elegir entre café, mate cocido o chocolate caliente. El año pasado después de la tragedia que conmovió a la ciudad, el espacio destinado a Café Pendiente Rosario en Facebook se convirtió, como otros tantos, en un lugar para ofrecer información y pedir ayuda para los damnificados. Desde esa fecha al día de hoy la página no retomó su actividad habitual.

Nos comunicamos con los dueños y administradores de algunos de los bares que en la ciudad formaron parte en su momento del proyecto y en su mayoría manifestaron no haber dejado de lado el proyecto. Desde dos importantes bares céntricos de la ciudad destacaron la importancia de reavivar el tema en los medios, ya que ahora se está poniendo mas frío el clima y hace rato que la gente no se acerca como ante a dejar un café pago.

Así que si ves un logo con una taza naranja en el vidrio de algún bar, ya sabes que podes acercarte y colaborar dejando un café pago para entibiar la mañana de alguna persona que esté en situación de calle.