En muy pocos días los chicos comienzan su receso escolar de invierno. Días grises, poco tiempo y algunos papás con compromisos de trabajo…armar planes para las vacaciones de invierno no siempre es tarea sencilla. ¡Tranquilos! Hay opciones mucho más cerca de lo que piensan… En esta nota el Ente de Turismo Rosario ofrece todas las posibilidades para pasarla bien con lo chicos sin salir de la ciudad.

“Rosario brinda a los más chicos toda una ciudad para divertirse y conocer, y a los más grandes les abre la puerta para ir a disfrutar con ellos”, asegura Gastón Fei, del Departamento de Promoción Turística del ETUR. Y no se equivoca…río, parques, granjas, museos. Todos son escenarios posibles para que los chicos puedan recrearse, jugar y aprender. Todos los gustos tienen un lugar en Rosario.

Para los que prefieren las experiencias más naturales, La granja de la infancia es una excelente opción, donde los niños pueden intervenir en actividades curiosas y divertidas como alimentar a los animales, sembrar sus propias plantas, desmalezar o ser responsables de la huerta, aunque más no sea por unas horas. Por otra parte, para completar este recorrido por la naturaleza, La casa del agua propone a los niños diversas actividades orientadas a educarlos sobre la importancia de este recurso y los procesos que se realizan antes de que llegue a casa.

Desde el ETUR destacan, además, una propuesta por la que Rosario fue premiada por las Naciones Unidas, El Tríptico de la Infancia. “Configura una propuesta única con juegos recreativos y pedagógicos para todas las edades”, asevera Fei.

Asimismo, para estimular a los más creativos y curiosos y saciar sus ganas de conocer e investigar, la ciudad ofrece lugares especialmente diseñados para esto. La isla de los inventos o el Museo de los niños son buenos ejemplos, con propuestas para que los chicos experimenten situaciones reales donde su imaginación será llevada a límites extremos.

Además, el Ente de Turismo Rosario destaca las posibilidades que brindan los espacios abiertos de la ciudad, como los parques o las orillas del río. “Se puede navegar por el Río Paraná en catamarán y ver las islas, el puente Rosario-Victoria y toda la ciudad desde otro lado, siendo parte de la naturaleza”, cuenta Gastón Fei. “También un niño seguramente pasará una tarde inolvidable en el Parque Independencia, junto a sus padres. Este parque se convertirá en un gran espacio de diversiones para los más pequeños, con el lago, los juegos y el Jardín de los niños, que rinde homenaje a la imaginación y a la creación, apelando a todas las operaciones lógicas y creativas de la niñez, así como a sus posibilidades corporales”, agrega.

En fin, los planes para las vacaciones de invierno no eran tan complicados como parecían. Oportunidades sobran y cada familia es un itinerario de aventuras distinto. Niños, Rosario los espera.

Para informarte acerca de las ubicaciones, horarios y costos de las diferentes actividades, visitá la sección de los niños en la página del ETUR: http://www.rosarioturismo.com/ninos/. Además, recordá que todos los meses hay espectáculos itinerantes gratuitos en diferentes puntos de la ciudad. ¡No dejes de ponerte al día!

Por Lucía Lalli

[box type=”info”]Se autoriza la difusión parcial o total de este material citando la fuente.[/box]