El color representa el 50% de la imagen que proyectamos y, como siempre decimos, causar una buena impresión es sumamente importante en nuestras relaciones.

Los argentinos solemos incorporar colores de manera más bien conservadora, a excepción de las tendencias globales que pueden imponer, por un tiempo, colores más llamativos o estridentes.

En general, usamos  “negro y un color” o “un neutro con algún color que llame la atención”. No está mal combinar de este modo pero es interesante también conocer todas las maneras que tenemos para incorporar colores de manera armónica, así nos animamos a hacerlo.

Las sugerencias son:

– Sólo tonos claros o bien sólo tonos oscuros en todo el outfit: se sugieren los tonos más oscuros como el negro y el violeta para el otoño-invierno y las variantes más claras, por ejemplo, blanco y verde menta para las épocas más cálidas.

Sin título

– Usar sólo tonos puros (saturados) o bien usar sólo tonos apastelados en la vestimenta.

No hablamos de colores claritos sino de aquellos que tienen un aspecto tenue y no son demasiado estridentes. Hay personas que se ven más monocromáticas (generalmente con cabello con reflejos y con ojos marrones verdosos) a las que les conviene incorporar colores tenues cerca del rostro, mientras que otras que cuentan con más contraste (por ejemplo, cabello oscuro y ojos claros) se verán más radiantes incorporando un color más saturado.

StylishlymePastelOutfit1-850x561

– Colores complementarios: rojo y verde, amarillo y violeta; azul y naranja.

No hace falta que los incorporemos en toda la vestimenta, pero pueden estar presentes en algún estampado o en accesorios.

verde_rojo_1

– Combinar colores claros y oscuros.

– Usar un mismo tono en dos variantes: una vibrante y la otra apagada.

– Usar colores análogos, vestirse dentro de la misma gama o familia de colores, como por ejemplo, usando verde, turquesa y azul.

forever--green~look-main-single

Además, tenemos que tener en cuenta los siguientes factores:

*Ámbito

Es imprescindible que la combinación que utilicemos sea acorde al contexto. Los colores más llamativos visualmente se sugieren en ámbitos creativos más que en aquellos rígidos, que admiten su uso de manera discreta, sutil y acotada.

*Estilo personal

No todos compartimos gustos y hay personas que, por su estilo, se sienten más cómodas incorporando tonos estridentes para ser en centro de las miradas, mientras que otras preferirán centrarse en los neutros. Es importante respetar nuestro estilo.

*Colorimetría

Los colores que armonizan con nuestro color de piel, ojos y cabello dan vitalidad al rostro y minimizan imperfecciones. La piel se ve más radiante y el aspecto general es el de una persona saludable, con un rostro iluminado.

Los colores que no favorecen a la persona hacen que el rostro se vea más apagado. No se trata de pensar que solo podemos usar unos pocos colores sino que el secreto radica en qué matiz es el más sentador según el caso, como vimos en la combinación de tonos tenues y de tonos estridentes.

*Morfología

Debemos vestirnos según nuestro tipo de cuerpo y nuestras proporciones, empleando la combinación que nos guste para que optimice nuestra imagen. Por ejemplo, si tenemos hombros más estrechos y caderas más anchas y queremos combinar un color claro con uno oscuro, lo más aconsejable será que el color oscuro esté en la prenda inferior para armonizar nuestra figura.

Por Laura Malpeli de Jordaan

www.styletto.com.ar