El vestido de novia, es el elemento que se lleva todas las miradas en una boda. Pero su elección suele ser una de las cosas más complicadas para las futuras esposas, al no saber cuál será el mejor estilo para llevar en ese momento tan memorable.

La clave: ser una misma

Toda novia tiene su propio estilo, y es de gran importancia ser fiel al mismo a la hora de la elección. Que esa noche el vestido refleje nuestra personalidad, sintiéndonos a gusto con lo que llevamos puesto, es una de las claves fundamentales en torno a esta cuestión.

Antes de la elección

Hay muchas variables que servirán de guía para encontrar lo que buscamos. Más allá de que debe identificarnos y adaptarse a nuestro cuerpo, otra cosa a tener en cuenta es el horario-si es al mediodía o durante la noche-, y asimismo el lugar de la celebración. Los vestidos para celebraciones de día, sobre todo si es al aire libre, suelen ser más clásicos y lánguidos. Si es de noche, podés optar por algo con más detalles.

Por otro lado hay que evaluar  naturalmente el presupuesto con el que contamos. En caso de realizarlo con un diseñador, es esencial establecer de antemano el dinero que pensamos destinar al vestido. Sobre todo para que una vez que esté confeccionado, no nos llevemos ninguna sorpresa.

 En busca del vestido ideal

La variedad de modelos es casi infinita, por eso aquí algunos consejos de la mano de Belén Catena -asesora en imagen-,  de los cuales podés valerte para sentirte bien y verte mucho mejor:

  • Si tu figura es más bien estilo triángulo, elegí preferentemente algún modelo con fluidez, por ejemplo que se ciña arriba de la cintura y que luego caiga holgado. Para disimular el poco busto, en caso de que sea necesario, se podrá elegir un vestido con detalles o bordados en el torso, vestidos de un solo hombro, o con escote alargado hacia los hombros.
  • Si por el contrario se asemeja a un triángulo invertido, utilizá un escote v para afinar la parte superior. No es recomendable para este tipo de cuerpos el strapless o los vestidos corte imperio.
  • En caso de asimilarse más a un cuadrado, lo importante es crear la ilusión de curvas, por ejemplo usando varias capas para dar forma y volumen.
  • Las que poseen un cuerpo más bien como reloj de arena, deben elegir aquellos que se ajusten a la cintura. El corte sirena es el que más resalta este tipo de figuras.
  • Vestido corto vs. vestido largo: el uso del vestido corto se reserva la exclusividad para los casamientos al mediodía, preferentemente la novia deberá llevar vestido largo pero si por gusto personal no lo prefiere, debe reparar en que el uso del vestido corto es exclusivo para las fiestas a la luz del día.
  •  Si la novia es de baja estatura el vestido deberá ser preferentemente estallado y los  zapatos del mismo color que la tela del vestido.
  •  Las joyas deberán ser delicadas y no de tamaño exagerado, doradas o plateadas según el contraste que estos colores hagan con el color natural de la piel de la protagonista.
  • El uso de accesorios nos puede ayudar a completar un vestido simple, si ese es nuestro estilo personal. Para ello podemos emplear el uso de guantes sin olvidar que la alianza no deberá colocarse sobre el mismo, sino que se lo debe retirar o dejar un corte en el dedo indicado para retirar esa parte en el momento que la ceremonia lo requiera. En el caso de los velos la altura no debe exceder el rostro de la novia, de lo contrario corta la imagen del rostro logrando que el maquillaje pierda su encanto. Las capellinas  aportan mucho estilo pero solo deben usarse en las celebraciones diurnas y en lugares al aire libre.

 El último consejo para las novias es: respeten su estilo personal a la hora de elegir como quieren lucir ese día pero recuerden que deben sobresalir sobre el resto de los invitados porque ustedes son las protagonistas. Para ello ningún detalle debe quedar librado al azar.

 Por Martina Garnero

Colaboración: Belén Catena-asesora en imagen-

[box type=”info”]Se autoriza la difusión total o parcial de este material citando la fuente[/box]