Como el título lo indica, así era reconocido Óscar de la Renta, considerado como uno de los grandes genios de la moda del siglo XX.  Aunque  su estilo romántico parecía apuntar a la idea más clásica de la femineidad, la de la fragilidad y la sutileza, el diseñador dominicano siempre tuvo en su cabeza a mujeres poderosas, capaces de tomar decisiones.

Por Carolina Raduan.

oscar de la renta

Nació en República Dominicana el 22 de julio de 1932.  A los 18 años se trasladó a Madrid para estudiar pintura en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. El arte lo fue llevando al mundo de la moda y comenzó a realizar bocetos para las principales casas de moda españolas, lo que le permitió llegar a ser aprendiz de uno de los modistos más reconocidos, Cristóbal Balenciaga, a quien consideraba su mentor, y luego fue asistente, en la casa de modas Lavin, en la ciudad de París.

En 1960 se mudo a Estados Unidos. Logró fama y distinción cuando Jackie Kennedy comenzó a llevar sus vestidos. Cerca del ´65 fundó su propia firma, la cual comandó hasta su último día. Jackie no fue su única primera dama: Betty Ford, Nancy Reagan, Hillary Clinton, Laura Bush y hasta Michelle Obama han llevado sus fabulosos diseños.

Fue el preferido de las Red Carpet cada entrega de premios Oscar, Grammy, Emmy, Goya, festivales de cines y eventos de Hollywood. Él era el elegido; él, sus vestidos, su elegancia, su forma de diseñar y de entender a cada mujer y a sus gustos, hacían definitivamente impactantes obras de arte. Sarah Jessica Parker, Penélopez Cruz (una de sus más fieles clientas), Amy Adams, Jennifer López, Cameron Diaz, fueron algunas de las miles de estrellas del mundo fashion que adoraban y lucían sus diseños. Uno de los últimos trabajos que se pudo ver fue el vestido de novia de Amal Alamuddin, la mujer de George Clooney.

Fue el primer diseñador americano en llegar al Paris Fashion Week, presidente del Consejo de Diseñadores de América y también del «Queen Sofía Spanish Institute» de Nueva York.  Su llegada al mundo de la moda le dio lugar también a muchos latinos, ya que logró insertarse en un mundo que pertenecía a diseñadores europeos y estadounidenses

Siempre estuvo vinculado a su país natal a través de diferentes actividades benéficas y la gran virtud que reconocen todos sus colegas es la capacidad que tenía para abstraerse de las modas y diseñar exclusivamente para que la mujer se vea linda, se sienta la mejor.

Óscar luchaba contra el cáncer desde 2006 y una semana antes de su partida, eligió a quien será su sucesor de diseño: Peter Copping, nada mas y nada menos que el ex director creativo de Nina Ricci. Este gesto hizo evidente que este incansable trabajador ya no resistía su lucha, y el lunes 20 de octubre falleció en su casa de la ciudad de Connecticut, Estados Unidos, a los 82 años, dejando un legado indiscutible para el mundo de la moda, ya que su arte y sus espectaculares diseños se inmortalizaron para siempre.