Algunos tips prácticos para lucir siempre bien

Por Carolina Raduan

La moda es para todos

La estética no es para las minorías, es para el que quiera mirarse en un espejo y sentirse bien con uno mismo. Nuestra apariencia es el reflejo de cómo nos sentimos por dentro, de cómo queremos que nos vean. No se trata de tener físicos perfectos, gastar fortunas en ropa o centros de belleza; se trata de levantarnos por la mañana, mirarnos en el espejo y con un mínimo esfuerzo, vernos un poco mejor.

Pero para que esto ocurra hay que querer, hay que tener ganas y hay que querernos a nosotros mismos. Cuando una persona está contenta, feliz o conforme con ella misma, eso se traduce en su apariencia. No hay secreto, cuando nos sentimos bien por dentro, queremos sentirnos bien también por fuera, queremos vernos lindos en el espejo, sea  de la forma que sea. Un peinado nuevo, maquillándonos, con algún accesorio, con unos tacos, yendo al gimnasio o haciendo una dieta…cada uno sabe lo que necesita para verse mejor.

Una de las cosas fundamentales a tener en cuenta es conocerse. Querer ser o parecer lo que no somos nos genera una cierta incomodidad que suele notarse. La edad, nuestro tipo de cuerpo o la altura son aspectos a tener en cuenta a la hora de elegir.

Para tener en cuenta

– El color negro es ideal para cuando no sabemos qué ponernos. Es elegante, siempre queda bien y nunca te vas a sentir desubicada porque es un clásico. Además, podés acompañarlo con blazers en colores, animal print, paillettes, etc.
– Si no te animas a las prendas demasiado arriesgadas, jugate con los accesorios. No te quedes con el “yo soy súper sencilla”. Collares, aros, pulseras, pashminas, sobres, carteras…¡hay de todo tipo y ayudan a levantar tu look!
– Los tacos pueden cambiar mucho nuestra vestimenta, nos hacen ver más estilizadas, más altas. Hoy, tenemos el grandioso beneficio de las plataformas y los tacos tipo “block”, que es el taco más grueso. No hay excusas, hay miles de opciones para usar tacos sin que nos duelan los pies.
– “Menos es mas”, sobre todo cuando no estamos seguras. Los excesos nunca son buenos y menos cuando de moda se habla.
– Los géneros muy ajustados o que se pegan demasiado al cuerpo, como el modal y la lycra, no nos favorecen. Tratá de elegir texturas más sueltas, con las que no tengas que acomodarte todo el tiempo. ¡La incomodidad también se nota!
– Si las prendas no son de cuero (ya que muchas veces son muy caras) hay que intentar elegir un símil cuero o cuero ecológico lo más opaco posible. Las carteras y el calzado de plástico no quedan bien,  suelen estar mal teñidos y en el caso de los zapatos, duran poco y lastiman los pies.
– Tener un jean, una camisa y una remera blanca, un blazer negro y un buen calzado negro nos facilita el armado de cualquier conjunto, ya que son prendas básicas, que van con todo y además se pueden combinar con cualquier accesorio.
– Si vas a una fiesta procurá ir cómoda.

Son varias las cosas a tener en cuenta; algunas más personales, claro. Pero lo fundamental es saber que vernos bien es bueno, es positivo y no es solo para agradar a los demás, sino también a nosotros mismos.