Que la piel no tenga aspecto graso, sin brillo, ni impurezas, ni manchas, no es tan complicado de lograr a pesar de las altas temperaturas. El diseño del maquillaje tendrá foco en las pestañas y mejillas, unificando el tono de la piel y logrando un semblante fresco.

Por Avanguardia Imagen.

maquillaje de verano

 

*Vamos a preparar la piel, realizando una exfoliación dos veces por semana, una al principio y luego a media semana. Es recomendable realizarla por la noche o antes de bañarse: masajear el rostro durante 5 minutos y retirar con agua tibia.

Podes conseguir exfoliantes de líneas de cosméticos en una perfumería o bien realizarlos en tu casa, de acuerdo a tu gusto: dulce o salado. El dulce lo preparás con mucho azúcar, miel y un poquito de jugo de limón para hacerlo astringente. El salado lo haces con un puñado de sal gruesa, aceite de maíz u oliva.

*Antes de maquillar, limpiamos con una loción de limpieza y tónico y aplicamos un humectante muy fluído o prebase de maquillaje que permite mejor dispersión y menor absorción del producto que apliquemos arriba.

*Siempre que vayamos a elegir tonos de corrector tiene que ser medio tono más claro que el tono de la piel y con pigmentación beige amarillenta para correcciones violáceas o rojizas y anaranjada para correcciones oscuras u azuladas. Aplicarlo con el dedo, en la zona más oscura solamente, a través de golpecitos sin arrastrar. Existen correctores alta definición (HD), que tienen un tacto mucho más fino que los cremosos y resisten las altas temperaturas.

*A lo que más nos resistimos cuando hay que maquillarse en verano es a usar base. Pero hay que hacerlo porque es fundamental para que el maquillaje resista. Por ello, se han creado bases super fluídas que permiten la unificación del tono de la piel, sobre todo de las manchas claras u oscuras producidas por el sol y que otorgan un aspecto bronceado y luminoso. Tenemos que elegir la más parecida a nuestro tono de cuello y rostro. Para ello la probamos sobre la mandíbula (no en la mano) y aplicamos, de a poca cantidad, con movimientos circulares ascendentes de los dedos, comenzando por las zonas más grandes (pómulos y frente) y luego por los detalles, dejando para último la zona de ojeras y párpados.

*Luego, con brocha limpia, tomar polvo volátil, preferentemente traslúcido (sin pigmento de color), descargarlo en la mano, y aplicarlo en la “zona T” un poco más que en resto del rostro.

*Para unificar la coloración del párpado usar en todo el móvil (donde está el globo ocular) sombra compacta mate tono arena o maíz. Luego delinear finamente sobre la línea de las pestañas, con lápiz no retráctil o fibra, realizando una terminación ascendente. Para sellarlo podés repasar el delineado con sombra del mismo tono.

*Para las pestañas, cuando todavía están limpias usar el arqueador presionando 4 veces, y utilizar máscara waterproof cargándola una sola vez.

*Humectar los labios con vaselinas o protectores solares y con lápiz delineador de labios, de colores duraznos, melón o rosa rellenarlos.

*Al final del maquillaje, aplicamos una bruma de agua termal para sellarlo.