Cuando pensamos en maquillaje, generalmente nos vemos bien destacando ojos o boca, ¿y por qué no ambos? Pareciera que el maquillaje tiene reglas, pero justamente es un arte que nos invita a sacar lo mejor de nosotras, jugando con nuestro estilo y creando un look ineditado.

Por Carina Labruna – Avanguardia Imagen.

makeup

Este maquillaje puede llevarlo una mujer que se destaca por su osadía, elegancia y por marcar tendencia. Vas a animarte a combinar colores fríos y cálidos entre sí, sin que quede un efecto arcoiris.

Aquí, van algunos consejos sobre colores y delineados, según el tipo de ojos y boca. Dejando por sentado que sobre la piel ya aplicamos bases y correctores del mismo tono, unificando la textura y el aspecto.

Para elegir las sombras, considerá que las mates no dejan ver las imperfecciones del párpado mientras que las irisdicentes o con brillitos sí. Para ver el tono correcto, exponerlas a la luz solar.

¿Cómo elijo los 4 colores que más me gusten?

Primero comenzá por los colores que le quedan bien a tu piel. Los cálidos (del crema al anaranjado) le sientan bien a las pieles más morenas o bronceadas, en cambio los fríos (amarillo verdoso al azul) a las pieles claras. Pero también hay que tener cuidado que las pieles rojizas deben evitar el rojo o rosa, en toda su gama, en cambio, estos tonos favorecen a las pieles verdosas-amarillentas. Y dejamos aparte el tono violáceo que neutraliza las pieles amarillentas pero hay que tener cuidado de no aplicarlo cuando hay venitas y ojeras pronunciadas.

También ayuda la elección si el iris del ojo tiene un color que no sea marrón o negro (que los consideramos como neutros) para elegir alguno de los colores. Por ejemplo: tengo ojos verdes, elijo entre tonos verdosos.

Luego, dentro de los colores que te favorecen, elegí 4 tonos: uno que ilumine (no necesariamente blanco, sino el tono claro del color  que más te favorezca), otro para la profundidad (es el más oscuro), y 2 tonos que se complementen entre sí en el párpado móvil, uno más cerca del lagrimal y otro hacia la mitad externa del ojo. Por ejemplo: dorado y violeta, naranja y azul, rosa y verde agua.

Para ojos grandes

Usar el colores más oscuros, va a predominar el color de la profundidad que hay que esfumarlo hacia la mitad del párpado móvil y la mitad del fijo. El iluminador va sobre el arco de la ceja y un punto en el lagrimal para ojos separados. Delinear el ojo sobre la línea de las pestañas en párpado superior e inferior, y por dentro.

Para ojos chicos

Usar colores claros que agrandan, el oscuro solo sobre la línea de profundidad y esfumado. Delinear finamente el ojo sobre la línea de las pestañas en párpado superior solamente y con un tono más claro por dentro del ojo.

Para ojos y párpados caídos

Usar colores medios. El tono de la profundidad colocarlo un poco más arriba del pliegue del ojo y realizar una v que una un poco antes del extremo externo del ojo con esa profundidad. Usar un color más claro desde el lagrimal a la mitad del párpado móvil para llamar la atención ahí.

Pestañas destellantes

Arqueá las pestañas, colocáles máscara desde la raíz del mismo color que la profundidad. ¿No tenés esa máscara? Dato: comprá una incolora y colocá un poco de sombra que usaste para la profundidad en la mano, la tomas con el aplicador y ¡magia! tenés el mismo color. Para que sea más destellante le agregamos glitter en gel dorado o plateado a las pestañas.

Podes delinear sobre la línea de las pestañas, con los tonos que usaste de sombra.

Labios shocking

En la boca ponemos corrector tono beige y un poco de vaselina transparente para humectarla. Por último, con un pincel o delineador de labios, aplicá un tono shocking tipo rosa chicle, coral, naranja, del mismo tono cálido que elegiste.