Escuchamos siempre muchos trucos de belleza populares sin animarnos a probarlos. Fáciles, rápidos y económicos, aquí te enumeramos algunos de los que se puede dar fe que funcionan, para que te animes y disfrutes de los resultados.

Pelo brillante

Para obtener un pelo más brillante, probá después del lavado del cabello y como último enjuague “agua de manzanilla” (no es más que la infusión que acostumbramos a beber). Otro de sus beneficios: ayuda a desenredar el pelo con mayor facilidad.

Piel enrojecida por la depilación

Si después de depilarte ves que tu piel quedó enrojecida, mejorala aplicando un paño de leche fría. Esto ayudará a aliviar la irritación.

Puntas del cabello secas

Si notás que las puntas de tu cabello están secas y sin vida, aplicá unas gotitas de aceite de oliva, masajeá y dejá actuar por unos minutos. Es un truco infalible para aquellas que quieren evitar cortárselas, ya que les devuelve la hidaratación.

Para mejorar el aspecto de ojeras y bolsas

Un truco que mejora muchísimo la apariencia de las mismas es aplicar ralladura de papa sobre la zona y dejarlo por varios minutos.

Para suavizar los pies

Si hay algo de lo que nos olvidamos siempre, es del cuidado de nuestros pies. Si notás que los tuyos estan resecos y que la piel está quebrajada, colocá después del baño sobre los mismo abundante crema humectante (mejor si contiene vitamina A o E ya que revitalizan la piel), luego de ésto colocate medias, para que actúe durante toda la noche.

Para fortalecer el cabello

Para lograr un cabello más fuerte, hacé una mascarilla mezclando 2 huevos y un poco de leche. Aplicalo y dejalo por 5 minutos, después enjuagá. Haciéndolo una vez por semana tu pelo se beneficiará con las proteínas y vitaminas de los ingredientes.

 

Si bien no existen fórmulas milagrosas, es importante tener en cuenta estos trucos que siempre ayudan a que nos veamos mejor.

                                                                                                                                                      Por Martina Garnero